“Te amo mi querida,” eso es lo que te dije
El sol brillaba a través de la casa de verano
Tus labios españoles eran como un clavel rojo

“Yo también te amo,” eso es lo que me dijiste
Te sentaste a mi lado en una cilla de madera
Sentí tu abrazo apasionado en la mañana

Llevabas un vestido largo de satén amarillo
Y tenías un bonito ramo en tu mano izquierda
Te miré durante un rato y luego dije que sí

“Te amaré y apreciaré por el resto de mi vida,”
Esa fue la promesa que hicimos en el jardín
Y luego besé suavemente tus labios españoles